METODOLOGÍA DE ESTUDIO AL CUERPO DE AYUDANTES DE INSTITUCIONES PENITENCIARIAS

          METODOLOGÍA DE ESTUDIO  No hay método único. La amplitud del programa, su contenido, el tiempo que ha de dedicarse, la certidumbre de tener que jugarse el “aprobado” a una sola carta y competir con otros candidatos, exigen de forma imperativa la adopción de una metodología de estudio que se apoye en una rigurosa programación y en el control sistemático del trabajo. El opositor no puede esperar a levantarse cada día para decidir qué hacer ese día, ni aplazar tareas para mañana, ni preguntarse cada hora si lo estará haciendo “bien”, porque, como estudiante, no es un corredor de “velocidad” que despliega máxima energía en poco tiempo, sino de “fondo”, que dosifica y disciplina la aplicación de su fuerza.  
    RAPIDEZ Y PRECISIÓN  El aprendizaje del temario debe estar destinado a cumplimentar el examen final con la “rapidez y precisión” requeridas. De poco sirve conocer bien la materia si después no se puede responder con la premura esperada.  
PREGUNTAS NO CONTESTADAS/ PREGUNTAS EN BLANCO  Las preguntas no contestadas por falta de tiempo, en nada se diferenciarán de las que se dejen en blanco por falta de conocimientos u olvido de información.  
    CRONÓMETRO  El opositor debe ser escrupuloso desde el principio trabajando “contra reloj” y nunca practicar en condiciones “más cómodas” que las que espera encontrar el día del examen real. Su entrenamiento, su criterio de aprendizaje y su éxito, dependen de ello.  
    RENDIMIENTO  Si por cualquier motivo, el tiempo ha resultado escaso (preguntas sin contestar o sin revisar debidamente), debe anotarse con especial cuidado el rendimiento obtenido, el único válido a efectos de repaso, sin perjuicio de que en un momento posterior, pero “fuera de tiempo”, se analicen las preguntas no contestadas.  
      TEMARIO  El pilar principal de una oposición. Si tenemos un material exigente y de calidad, todo será más fácil. Debe responder con garantías al contenido del programa. Huye de temarios sin fecha de caducidad. Una vez aprendido, dominado, debería garantizarnos la superación de todas las fases de selección. El reto será entonces el método de estudio y el estudio en sí, no el temario.